Un acto simbólico entre montañistas – el que ya ha pisado la cumbre previamente, recibe a uno nuevo dentro de la “liga de los cinco mil metros”.

Así sucedió entre Joel Porras y Alfredo Molina, en el pasado ascenso a la Iztaccíhuatl en noviembre 2014:

Comparte con tu banda: